Nociones Clave

Sistema de gestión energética eficaz: características

IT-BLOG-Energy-management-system-efficace-le-caratteristiche-DETAIL

 

Aunque parezca complejo, un sistema de gestión energética puede ser implementado dentro de una empresa sin ninguna dificultad particular. Por supuesto es necesario comprenderlo en profundidad, todas las fases deben ser estudiadas con detenimiento, pero orquestar un sistema de gestión de la energía (SGE) verdaderamente eficaz no es una tarea tan desalentadora como puede parecer una vez conozcamos bien qué es.

Obviamente no se puede improvisar. El sistema de gestión energético, de hecho, es por definición una herramienta técnica, específica y rigurosa. Requiere experiencia, inversión y constancia, por lo que, a veces, puede parecer un obstáculo demasiado difícil de superar.
Sin embargo, las características de un SGE eficaz pueden resumirse en unos pocos pasos que, para el lector, puede entenderse como un verdadero vademécum.

 

Veamos cuáles son los principales requisitos de un SGE efectivo.
Un sistema de gestión energético exitoso debe ser:

 

1 - Comunicar, compartir, participar

En primer lugar, la implementación de un sistema de gestión energética requiere un cambio cultural dentro de la empresa. El SGE, de hecho, no sólo tiene como objetivo reducir el consumo de energía. Más bien, pretende crear un sistema de mejora continua en los términos más generales de la eficiencia energética. Las funciones de la empresa que participan en ese sistema son muchas, se necesitan diversas aptitudes profesionales y una conciencia a todos los niveles en cuanto a la gestión y los beneficios económicos que se pueden obtener.
Involucrar a todo el personal y aplicar el sistema a cualquier área de la empresa es una obligación esencial.

 

2 - Peculiar y adecuadamente financiado

Toda empresa tiene sus propias necesidades de producción. Traducido en términos de energía, cada industria u oficina determina un cierto consumo en virtud de lo que produce. La mezcla de energía, las tecnologías utilizadas, las instalaciones y los instrumentos de control utilizados son el resultado de una elección minuciosa del empresario. Sin embargo, es necesario que la SGE sea una actividad adecuadamente financiada, porque requiere personal capacitado, controles periódicos y eventuales inversiones para mejorar el rendimiento energético a cualquier nivel.

 

3 - Basado en el ciclo Plan-Do-Check-Act

Una primera e importante ayuda para la implementación de un SGE realmente efectivo es dada por la norma UNI CEI EN ISO 50001. El enfoque general que sugiere la norma puede seguirse con el objetivo de la certificación o sólo como guía.
La norma se basa en el ciclo Plan-Do-Check-Act (europa.eu):

 

- Plan: Llevar a cabo el análisis energético para establecer la base inicial, los indicadores de rendimiento energético, los objetivos y los planes de acción necesarios. El plan de acción debería actualizarse periódicamente, teniendo en cuenta los cambios en el rendimiento, las prioridades y las novedades introducidas en el equipo.

- Do: Aplicar los planes de acción de gestión energética.

- Check: Supervisar y medir los procesos que determinan el rendimiento energético e informar de los resultados.


- Act: Tomar medidas para mejorar continuamente el rendimiento energético.

 

4 - Un ciclo continuo

Un sistema de gestión energético no es nunca un camino lineal con un principio y un final. Más bien es un ciclo cerrado. La secuencia de pasos se repite continuamente a lo largo del tiempo y cada ciclo conduce a una mejora de los resultados en comparación con el anterior. Por esta razón, se debe realizar una comprobación de los parámetros de eficiencia al final de cada ciclo. Esto puede hacerse mediante un control interno o, en el caso de la certificación, mediante una auditoría energética.

 

5 - Integrado con otras certificaciones

Para ser competitivos en el mercado internacional y cumplir las normas ambientales, la industria y las empresas deben adaptarse a la normativa vigente. La aplicación de un sistema de gestión de la energía certificado por la ISO 50001 (o inspirado en la ISO 50001) puede aportar beneficios tanto en la gestión ambiental como en la de la calidad. Por lo tanto, es esencial que los modelos se integren.

 

Sistemas Smart para apoyar a los gestores de energía

La gestión energética necesita, por lo tanto, tiempo y concentración para planificar todos los pasos para implementar el sistema. La tecnología viene en ayuda del gestor de energía a través de sensores de detección de consumo, fabricación inteligente, soluciones informáticas online, además, se dispone de un sistema inteligente para optimizar el tiempo de selección de nuevos suministros. Un apoyo valioso para optimizar el tiempo y asignar los recursos de la mejor manera.

 

New call-to-action

Compartir en:

También te puede interesar de la misma categoría

Antes de elegir un contrato indexado multiclick, es necesario sopesar los pros y los contras de éste frente a un contrato de precio fijo, considerar...
El tipo de contrato energético puede suponer una gran diferencia a la hora de obtener el ahorro deseado. Pero los contratos no son todos iguales: hay...