Contrato

Perfil del consumidor frente a los productos estándar: ¿cómo se fija el precio?

la logica alla base del pricing dei profili di consumo

 

Uno de los misterios relacionados con las ofertas de electricidad y gas es la forma en que la comercializadora fija los precios según el perfil de consumo del cliente. El hecho de que los precios del mercado mayorista se utilicen como referencia para valorar el precio de los consumos no habituales, durante el año, el mes y (hablando de electricidad) el día, que, por el contrario, se calculan sobre perfiles "planos" estándar (carga base y pico/descenso), plantea a menudo varias dudas sobre el precio aplicado por el proveedor. Intentemos arrojar algo de luz.

 

La lógica de los precios

Cuando un cliente solicita una oferta de clicks o de precio fijo, el comercializadora incluye, en el precio cobrado, algunos componentes bastante estándar, como el riesgo de volumen, el riesgo de perfil, los costes financieros, el margen (también hablamos de ello en el artículo "Precios de fijación y precios mayoristas: ¿por qué son diferentes? ").

Todos estos costes, sin embargo, se colocan "encima" del precio "base" del perfil del cliente, es decir, el precio que, en el mejor de los casos, podría tener el perfil de consumo estimado en el momento de la solicitud. Este precio "ajustado", es la mejor estimación de la comercializadora del coste en que incurriría para comprar ese perfil de consumo para el cliente, tasado en el día en que se solicita la oferta.

Hay que decir que existen multitud de formas que pueden utilizar las comercializadoras, por lo que es difícil encontrar un único método aplicado por todos. Sin embargo, la lógica es más o menos siempre la misma. El precio de los productos estándar en el mercado mayorista está sustancialmente reproporcionado en relación con el perfil de consumo del cliente.

¿Cómo?

Imaginemos que estamos hablando de una sola semana, para simplificar. Una semana consta de 7 días, de los cuales 5 son laborables y 2 de fin de semana, y supongamos que los 5 días laborables tienen el mismo precio (digamos 54 €/MWh), al igual que los dos días de fin de semana (supongamos 40 €/MWh). Si el precio del mercado mayorista del producto estándar de carga base para la semana es de 50 €/MWh, esto significa que el precio medio de los 7 días que componen la semana es exactamente de 50. Hasta aquí todo es bastante sencillo, porque en la hipótesis de un producto estándar, es decir, un perfil que es el mismo todos los días y a todas las horas, casi podemos olvidarnos de las "cantidades", y el precio medio es fácil de calcular. Si el perfil de consumo fuera estándar, entonces, el precio "justo" de la energía consumida en esta semana sería de 50 €/MWh.

 

grafico español semana con perfil estandar

 

Si hablamos de un consumo perfilado, es decir, de cantidades diferentes para distintos días de la semana, entonces introducimos una complicación adicional y hablamos de media ponderada. Nada abstruso, en verdad, se trata de calcular el precio medio de la semana teniendo en cuenta que los consumos de los días laborables, como en el ejemplo siguiente, son diferentes de los consumos del fin de semana.

grafico español semana no estandar

 

En este caso, de hecho, el consumo medio de los días de lunes a viernes es de 30MWh, mientras que el fin de semana es de 10. La media ponderada (y, por tanto, el precio "justo") vendrá dada, por tanto, por:

 

grafico por días semana y fin de semana MWh

 

Es posible trasladar esta lógica a los demás productos estándar, es decir, calendario o trimestral o mensual. El precio del producto anual estándar es, de hecho, una media del precio de los productos trimestrales y también una media de los productos mensuales. Puede ocurrir, es cierto, que a veces haya una pequeña diferencia debido a la liquidez del mercado, pero en un mercado "ideal" esto no ocurre. El precio del perfil de consumo, por tanto, se obtiene básicamente como una media ponderada del precio de los meses o trimestres para las respectivas cantidades, obteniendo el precio "justo" en base al cual la comercializadora calcula la oferta.

Lo que se ha descrito hasta ahora es, obviamente, una simplificación del proceso de fijación de precios de las comercializadoras, entre otras cosas porque cada uno de ellos utiliza refinamientos adicionales para fijar el precio de los perfiles de los clientes y métodos diferentes para derivar el precio de los productos no cotizados (los meses o semanas, días u horas distantes, por ejemplo) de los precios de los productos estándar del mercado mayorista. La lógica subyacente, sin embargo, no difiere de lo dicho hasta ahora.

Aunque esto no nos permite replicar exactamente el método adoptado por nuestro proveedor, sí nos ayuda a entender por qué los consultores, las plataformas y los proveedores de datos utilizan los precios de los productos estándar en el mercado mayorista como referencia para dar indicaciones sobre las compras de los clientes industriales. No sólo los precios de los productos cotizados en el mercado son indicativos de las mejores estimaciones de los operadores para un periodo determinado, sino que el hecho de que los precios suban o bajen en el mercado mayorista repercute en los precios de la electricidad y el gas que ofrecen los proveedores, que subirán o bajarán a su vez.


Artículo original en italiano escrito por Bros Energy. Traducido por Giulia Romani

Nueva llamada a la acción

Compartir en:

También te puede interesar de la misma categoría

YEM optimization es una herramienta que permite a los clientes optimizar su suministro de energía (tanto de gas como de electricidad) a un precio...
La frase "para gestionar la oferta de la mejor manera posible es necesario seguir y entender el mercado" la hemos citado una y otra vez. Pero,...