Nociones Clave

Gestión energética en las empresas: qué es y cómo hacerlo

Gestión energética en las empresas: qué es y cómo hacerlo

 

Como una espada brillante y afilada para un líder valiente, la gestión energética (o energy management) es el arma más poderosa y efectiva en las manos de un gestor de energía. De hecho, defender a la empresa de los despilfarros y los altos costos debidos al suministro de energía es una tarea difícil y compleja: es necesario esgrimir con destreza las herramientas más adecuadas. La improvisación, los cálculos concisos y los suministros baratos, de hecho, pueden no ser suficientes para alcanzar los objetivos comerciales.
Clasificada entre los mejores aliados de los negocios, la gestión energética es, sin duda, el medio magistral para analizar, controlar y gestionar todos los aspectos relacionados con la energía.

 

 

Gestión energética, la clave

Literalmente, la gestión energética es la "gestión de la energía" de una empresa, un enfoque sistemático, un conjunto de técnicas que aseguran resultados de eficiencia y ahorro en la empresa.
Sin embargo, interpretándolo como una visión global, un nuevo paradigma de pensamiento sobre el tema es quizás más correcto. Más aún porque hoy en día el empresario tiene al menos tres preguntas que responder:
- ¿Cómo puedo ahorrar dinero?
- ¿Qué modelo de gestión energética puede llevarme a mejorar constantemente mi rendimiento energético?
- ¿Cómo puedo adaptarme a las exigencias de la legislación europea en materia de medio ambiente?

La combinación de diferentes requisitos, tanto internos como externos a la empresa, cambia el juego de año en año. Una buena estrategia energética debe tener esto en cuenta.

 

 

Gestión energética y normativa europea

Por supuesto, ahorrar dinero es importante. Sin embargo, hay otras razones para crear un buen sistema de gestión.
El "marco climático y energético de 2030" de la Unión Europea, por ejemplo, establece objetivos para el período comprendido entre 2021 y 2030 que ninguna empresa puede evitar (europa.eu)
  • Una reducción de al menos el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero (en comparación con los niveles de 1990)
  • Al menos un 32% de energía renovable
  • Una mejora de al menos el 32,5% en la eficiencia energética


En el futuro inmediato, estos indicios llevan a la necesidad de repensar la política energética de las empresas de manera estratégica y a veces radical.

 

 

Implementar el Energy Management System (EMS)

Cada organización es única y es esencial que el sistema de gestión energético sea único y esté alineado con los sistemas de calidad y medioambientales existentes en la empresa.
La puesta en práctica de un EMS implica una serie de pasos:
  • Elaborar un balance energético, es decir, medir el consumo de energía y recoger datos.
  • Análisis de datos: encontrar y cuantificar el despilfarro de energía y examinar los ahorros que podrían hacerse interviniendo en las instalaciones y el equipo (por ejemplo, la iluminación) o mejorando el aislamiento de los edificios.
  • Inversiones para el ahorro de energía (sustitución, mejora de equipos ineficientes o aplicación de nuevas tecnologías).
  • Informe sobre la marcha de los trabajos basado en los datos reunidos para verificar el éxito de las medidas adoptadas.

 

 

Técnicas de gestión energética: instrucciones de las normas

Un buen enfoque para aprender a dominar las técnicas de gestión energética es remitirse a la norma ISO 50001 "Sistemas de gestión energética - Requisitos y directrices de uso". La norma internacional ISO 50001 especifica los requisitos para crear, poner en marcha, mantener y mejorar un EMS. La norma puede ser integrada con ISO 9001, ISO 14001, OHSAS 18001.

 

 

Cómo optimizar el tiempo de gestión energética

El compromiso requerido para la gestión energética es grande. Se necesita mucho tiempo. Tener unas pocas semanas extra podría marcar la diferencia. Pero, ¿cómo recuperarlos? La solución viene del mundo digital: un marketplace efectivo puede hacer que la elección de un nuevo proveedor de energía sea lo más fácil posible. En unos pocos pasos online. Las horas de trabajo que se liberan pueden utilizarse precisamente para las actividades de gestión energética de la empresa.

 

New call-to-action

Compartir en:

También te puede interesar de la misma categoría

El tipo de contrato energético puede suponer una gran diferencia a la hora de obtener el ahorro deseado. Pero los contratos no son todos iguales: hay...
La volatilidad de los precios y la dinámica del mercado hacen que el sector del gas y la energía sea un dolor de cabeza para todos los...